¿Papel forever?

            Los helados, globos y refrescos acompañan a los visitantes en una edición más de la tradicional y multitudinaria Feria del Libro de Madrid con los libros que como es costumbre, se viene celebrando en estas fechas en la capital. El parque del Retiro, lugar donde se celebra,  promete sombras y prados en los que el viandante puede descansar de tanta exaltación literaria, algo sin duda imprescindible ante el elevado número de casetas y la diversidad de entretenimiento que ofrecen.  La crisis parece ser el eterno protagonista de todas las obras si tenemos en cuenta la cantidad de veces que se menciona por parte de los visitantes en las casetas, pero a pesar de los tiempos de pretendida austeridad que parece vivimos, el libo no se toma como un bien superficial, sino que ancianos, jóvenes y niños acomenten sus compras con la conciencia limpia de cualquier sombra de dispendio vacuo, todos parecen saber que no hay dinero mejor invertido que el que asegura unas intensas horas de evasión.

        Este año, tal y como comenta una vendedora a una madre  cuya hija le sostiene cuatro tomos de tamaño comparable a la  Divina Comedia, “la moda son las historias de amor de  vampiros”. La saga creada por Stephenie Meyer parece copar  los deseos de todo visitante menor de 20 años, si bien más de  una adulta realiza un acercamiento a la obra no exento de  cierto pudor. Pero el mercado adulto presenta a su vez su propio  monopolio: la trilogía de Stieg Larsson, que mantiene en vilo a  miles de personas a la espera de la publicación de la tercera  parte “La reina en el palacio de la corrientes de aire”, que  tendrá lugar a finales de este mismo mes, y la cual se exige a  los comerciantes en numerosas ocasiones bajo diversos  nombres, desde “La princesa del viento y su palacio”, hasta “La  reina del viento de palacio”.

 

      La cita anual con la polémica que suele acompañar al evento proviene de dos frentes. En  primer lugar y principal, diversas entidades han expresado  sus quejas ante la falta de innovación en la Feria, ya que en la praxis se ha evitado la venta de libros en soporte digital; y en segundo lugar el tema central de esta edición, la literatura francesa, apenas muestra presencia como pude comprobar en persona, ya que sólo van a asistir a firmas con los lectores dos escritores de la lengua de Dumas, Eric-Emmanuel Schmitt y Mathias Enard. A la espera de cifras, un año más la Feria del Libro se vive como siempre: calurosa, atestada, y llena de entusiasmo por el hoy abandonado hobby de la lectura.

Published in: on junio 3, 2009 at 6:25 pm  Dejar un comentario  
Tags: , , , , ,