Tócala otra vez, Sam

Cuando vemos una película rara vez salimos del cine o apagamos el reproductor de DVD diciéndonos: !menuda música! y sin embargo las imágenes de la cinta nunca nos hubieran transmitido lo mismo sin esas notas musicales que las acompañaban. Las bandas sonoras nos han acompañado durante décadas y algunas han cultivado un poso sentimental ya puede ser del tipo melancólico como Memorias de África o más cercano a la euforia como Rocky. El ránking de las películas con las bandas sonoras más apreciadas destaca por la relativa reciente producción de las cintas, como son Pulp Fiction, Amelie, Gladiator, El Padrino, Braveheart, El Último Mohicano, La misión El señor de los Anillos, Réquiem por un sueño y Moulin Rouge, según una encuesta realizada por FilmAffinity.

Entre los nombres de obligada mención por haber creado canciones memorables se encuentran Ennio Morricone(El bueno, el feo y el malo,La Misión o Cinema Paradiso), Hans Zimmer (Gladiator, Piratas del Caribe), Jerry Goldsmith (Star Trek, La Profecía), James Newton Howard (Pretty Woman, El Príncipe de las Mareas, La Boda de mi Mejor Amigo), James Horner (Braveheart, Titanic), Vangelis (Carros de Fuego, Blade Runner), o dos genios como Danny Elfman, habitual colaborador de Tim Burton, o John Williams, cuyos trabajos en TIburón, Indiana Jones o Star Wars son ya míticos.

Ante estos ejemplos, se abre la veda para nuevas filias….

Anuncios

La “Guerrilla” de Soderbergh

   Hablando de premios en el anterior post, aquí en España tenemos muy recientes aún nuestros Goya, una ceremonia que parece ir ganando lustro con el tiempo, en la que salió como mayor vencedora la inquietante y emotiva Camino. Sin embargo, el protagonista de la gala no fue sino el Ché, en su versión más acicalada, que captó toda la atención. Benicio del Toro llegó con sus patillas salidas directamente del rodaje de su próxima cinta: Hombre lobo.

 

  El pasado viernes llegó a las carteleras la segunda parte de su aventurado acercamiento junto con Steven Soderbergh a la figura de Ernesto Guevara, ahora ya convertido en el Ché. Varios meses después de su estreno en Estados Unidos, Guerrilla nos narra las ambiciones del argentino por extender la revolución llevada a cabo en Cuba a los distintos países del cono sur.

 

Como reflejo de lo que he podido apreciar entre la gente que vio la primera parte, se trata de una película y de un tema, que genera o una adhesión inmediata o una profunda aversión. Este mes en Fotogramas la plantean como “la polémica del mes”. Ricardo Aldarondo la justifica no como la segunda parte del proyecto, sino la otra mitad de una sola película. que cuenta que tras el idealismo y la victoria llega la realidad y continúa la angustia de un objetivo que se muestra casi inalcanzable. En su contra, Sergi Sánchez la critica por su monotonía, ya que prácticamente se centra en los devenires selváticos, y porque el una vez transgresor Soderbergh se ha sometido a las rígidos dogmas del biopic y ha contado la muerte de Guevara. Se trata de una cinta, que aviso, no es fácil de recomendar, aunque de agradecer si te la recomiendan, cada uno que juzgue por sí mismo.

!Se parece a mi tío Oscar!

  Esta semana, quizá más que ninguna otra a lo largo del año, el cine ha estado de actualidad. Así que vamos a comentar los premios del que puede ser el más afamado calvo del mundo, el que en su día a una empleada de la Academia se le asemejó a su tío Oscar.

 

El Kodak Theater volvió u año más a inundarse de limusinas, cámaras, apuros y mujeres embutidas cual butifarra castiza en sus vestidos.

Lo que ya sabrán todos es que la vencedora de la noche fue sin duda Slumdog Millionarie de la que también fue galardonado su director: Danny Boyle, quien logra al fin merecido reconocimiento. Winslet también se lo llevó. Tenemos que hacer obligada referencia a Pe y su humano discurso cuando recibió el galardón.

 

 

Y una vez terminados todas las formalidades relativas al evento vamos a destapar los entresijos de una gala que si bien algunos afortunados pudieron visionar, la gran mayoría tuvo que contentarse con ver pequeñas piezas en informativos o leer escasamente sobre ella. El momento más emotivo fue sin duda cuando fue premiado póstumamente Heath Ledger por su interpretación magistral como el joker de El Caballero Oscuro, que aguanta sin duda alguna la comparación con el que hizo Jack Nicholson. Esto unido al recuerdo de los fallecidos como Paul Newman, Charlton Heston o Sydney Pollack, trajo las lágrimas a los ojos de las estrellas que se aglomeraban en las butacas. Si bien es cierto que más a unas que a otras.

 

Como destacan en el New York Times, eran de esperar estos momentos amargos, así como los dulces proporcinados por las niños venidos de los suburbios de La India que trabajaron en el film Slumdog Millionaire o las excentricidades de Mickey Rourke, quien llevó un collar con la foto de su amado can. Si bien Rourke no pudo salir a dar la nota al recoger el galardón fue Sean Penn, quien al arrebatárselo por su magnífico papel en Milk, trajo esa nota de incomodidad al auditorio al no sólo mencionar los derechos de los homosexuales y la recientemente frustrada proposición 8 en California, sino al hablar de si mismo en términos de renegado, quien al igual que su “hermano” Rourke, tiene un carácter no siempre fácil y agradece todo el apoyo que el jurado le ha estado dando. Hay que recordar que se trata del segundo Oscar de Penn, que ya lo ganó por Mystic River.

 

Sin embargo algo que no era tan de esperar y que ha divido a la crítica al otro lado del Atlántico ha sido el presentador de la ceremonia: el recientemente nombrado Hombre más sexy del mundo Hugh Jackman.  Quién no le ponga cara a este australiano actor curtido en el teatro y ganador de un Tony, que recuerde al Lobezno de X-men, el joven que enamora a Scarlett Johansson en Scoop (bajo las órdenes de Woody Allen), Uno de los magos de El Truco Final, o el reciente partenaire de Nicole Kidman en Australia, película a la que el mismo hacía referencia en uno de sus numerosos y efectivos gags durante la gala

  

Las críticas recibidas son más acerca de la labor del productor Bill Condom, director del Musical Dreamgirls o películas como Dioses y Monstruos o Kinsey, que respecto al trabajo de Jackman, que cantó y bailó sin parar, acompañado en ocasiones por Beyoncé y los jóvenes protagonistas de los taquillazos del año High school musical 3 y Mamma mia.

 

 

El anfitrión no paró de provocar risas ya desde el comienzo de la gala, cuando a costa de la crisis, creó un número en el que de manera casera, casi sin medios, parodiaba efectivamente todas las películas más publicitadas, galardonadas y productivas del año. Condiciones que sin duda no suelen ir de la mano, como el propio Jackman referenció al llegar a la parte de su sketch en el que tocaba tratar la peli de Winslet El Lector, de la que de forma jocosa dijo no saber mofarse de nada porque “no la había visto”. Esto y el momento en que tras un cartón dispuesto con agujeros colocaba su cara a lo que eran las diversas etapas físicas del personaje de Benjamin Button, hicieron que los asistentes acabaran por levantarse de sus asientos hacia el final del sketch.

Como mínimo se puede decir que larga no se hizo, ya que parece imposible que los críticos reconozcan que se divirtieron, ya que lo consideran un “placer culpable”.